Propuestas de una pequeña emprendedora y autónoma del flamenco frente a la crisis del coronavirus.

Después de varios años como consultora y directora de proyectos en temas de RSE y de innovación social, a finales del 2018, decidí emprender un nuevo camino profesional, uniendo mis dos mundos: Mi mundo profesional y el flamenco (mi pasión).

Como toda emprendedora, fui consciente de la necesidad de invertir tiempo, esfuerzo, dinero y energía hasta poder poner en marcha mi nueva actividad y hasta poder percibir ingresos y recuperar el fruto de mi esfuerzo. Y cuando lo estaba consiguiendo, llegó el coronavirus.

Lo mismo que me ha pasado a mí, le ha pasado a todo el sector del flamenco. Un sector que ahora conozco desde varias de sus facetas: como promotora, como comunicadora, como manager y como impulsora de proyectos.

La situación de salud pública actual de España y de la mayoría de países, impacta de forma directa en el sector de las industrias culturales de Andalucía. Pero incide especialmente en un sector que ya de por sí convive de forma habitual con precariedad laboral, incertidumbre y una escasa o casi nula organización sectorial.

En cambio, el sector de los profesionales del flamenco es un verdadero generador de economía para Andalucía. No solo a través de su propia actividad sino también como impulsor de otros sectores como el turismo, la comunicación, la artesanía, la moda,  la hostelería y la restauración.

Un sector mayormente compuesto por profesionales autónomos de las industrias culturales como artistas, gestores culturales privados, managers, técnicos, escenógrafos, artesanos, modistas, fotógrafos, guionistas,  producers, entre otros.

Un sector, ya frágil, que a día de hoy ha visto desaparecer su mercado y sus ingresos previstos durante este periodo de estado de alarma. Pero también han desaparecido los potenciales ingresos a medio plazo: Los teatros y los espacios escénicos no se llenarán y no reanudarán su actividad de un día para otro tras el cese del confinamiento.

Se trata de un sector estratégico para Andalucía. Por este motivo y desde mi perspectiva como emprendedora y autónoma y parte integrante de este sector, me permito proponer una serie de posibles medidas. Entiendo que en estos momentos la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía está diseñando y planificando posibles medidas. No pretendo ser exhaustiva con estas propuestas. Me focalizo en ideas a corto y medio plazo. El largo plazo necesitará de muchas otras propuestas con enfoques en la profesionalización, la educación, la divulgación y la preservación. Prefiero centrarme en el aquí y en el ahora. En los próximos meses y ya que yo soy una pequeña autónoma, permitidme que lo focalice en nosotros: Los pequeños autónomos de esta industria que es la que más representa a la Marca España y la Marca Andalucía por el mundo.

PROPUESTAS

MEDIDAS FISCALES: (Orientadas a complementar las que ya se están diseñando a nivel general para todos los autónomos)

Contexto: Somos un sector con escasa conciencia fiscal por parte de muchos profesionales, pero debido a las características del mismo: Un sector muy atomizado con artistas que son habitualmente contratados “en negro”. Los artistas importantes y compañías pueden asumir los costes de las cuotas de autónomos pero es especialmente difícil para todos los pequeños artistas que son contratados de forma muy esporádica, estacional y con importes que son considerablemente más bajos que la cuota mínima de autónomos. Esta especificidad aumenta en el caso de los talentos emergentes y de los jóvenes. Es inviable para muchos de ellos poder pagar cuotas de casi 300 euros cuando cobran 150 euros. (Y muchos de ellos mucho menos)

Se añade esta crisis, por lo que incluso a profesionales habitualmente dados de alta como autónomos, les va a ser complicado poder seguir manteniendo sus cuotas, sin ingresos en perspectiva.

Propuesta:

  • La ley fiscal permite poder facturar un mínimo de importe anual sin estar dado de alta de autónomos, siempre que no alcance el valor del SMI. Sin embargo esta ley no es factible ya que la propia administración pública aplica criterios muy exigentes para poder ampararse en ella. Proponemos que esta posibilidad (ya existente) se adapte para poder ser aplicada por el sector. (Facturar sin alta de autónomos si el importe máximo anual no supera los 13.300 euros año)
  • Crear una plataforma/sistema que permita a los profesionales con ingresos muy estacionales o escasos, poder facturar a través de ella. Especialmente dirigida a los nuevos emprendedores del sector y a profesionales que por ahora siguen combinando otros trabajos por cuenta ajena mientras afianzan su carrera.
  • Bonificaciones y reducciones a las cuotas de autónomos de los profesionales del flamenco según sus tramos de facturación. Aportando bonificaciones según los tramos de facturación anual. (Diferenciando la facturación entre grandes promotores y los pequeños gestores culturales privados).

MEDIDAS DE APOYO PARA LOS SECTORES COMPLEMENTARIOS

Contexto: El flamenco no solo vive en los grandes teatros, festivales y a través de los grandes promotores. Gran parte de su actividad tiene lugar en espacios reducidos, pequeñas salas, bares y restaurantes. Y estos son los espacios que mantienen el flamenco día a día.

Propuesta:

  • Medidas de apoyo para el sector de la restauración y de la hostelería andaluza, para que puedan priorizar contrataciones de flamenco: Agilidad en los trámites para obtener los permisos para tener música en directo y mayor flexibilidad en normativas municipales.
  • Ayudas directas para contrataciones de espectáculos de pequeño formato de flamenco.
  • Una campaña de sensibilización para fomentar el flamenco en este tipo de espacios y para incentivar nuevas audiencias.

MEDIDAS A IMPLANTAR DESDE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA:

  • Posibilidad de baja de la cuota de autónomos durante un periodo de tiempo determinado y vinculado a la situación de crisis, sin que perjudique a los autónomos que deseen presentarse a las futuras convocatorias para subvenciones de la Junta de Andalucía a las industrias culturales. Recuerdo que actualmente las bases reguladoras de la Agencia Andaluza de Industrias culturales y del Instituto Andaluz de Flamenco, solicitan altas continuadas de autónomos de un mínimo de seis meses antes de la convocatoria o se descartan las oportunidades de solicitar ayudas. Además anoto que esta cláusula de las bases reguladores, contraviene la ley de autónomos 2018 que permite a todos los autónomos españoles, poder darse de alta y de baja hasta 3 veces en un año para paliar los periodos de no facturación. Muchas autonomías eliminaron esta cláusula de sus bases reguladoras en 2018, en cambio los agentes públicos de la Junta de Andalucía relacionados con la cultura lo siguen manteniendo en sus pliegos y refieren las últimas convocatorias a bases reguladoras por ejemplo del 2017 y que obviamente no tienen en cuenta esta ley.
  • Ejemplo : Subvenciones para la promoción del tejido profesional del flamenco en Andalucía, de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales que se rige por unas bases reguladoras de 2017 (Orden de 24 de marzo de 2017)

Propongo que debido a la situación actual se revisen las cláusulas de bases reguladoras de todas las subvenciones y convocatorias de la Consejería de Cultura y que en el caso de adherirse a las medidas de la ley nacional de autónomos, ningún autónomo se vea perjudicado a futuro por esta decisión de baja, en las ayudas públicas andaluzas que se publiquen a futuro.

Además, considero que este tipo de criterio en las bases reguladoras, va en contra del fomento y de la ayuda a nuevos emprendedores, que no pueden justificar esta continuidad.

  • Más agilidad en las gestiones, contrataciones y pagos por parte de la Junta de Andalucía y de todos sus organismos y agencias.
  • Inversión directa en presupuestos a teatros, redes, circuitos y espacios culturales para aumentar su potencial en contrataciones al sector.
  • Potenciar el consumo y la contratación de artistas y espectáculos de flamenco de proximidad (Provincial y autonómico) y potenciar el mercado nacional (Seguramente muchos países y rutas aéreas internacionales seguirán cerrados durante meses). Proponemos una acción orientada a las delegaciones de cultura del resto de CC.AA´s para incentivar el consumo de flamenco en el resto del territorio nacional. (Ayudas para subvencionar viajes y traslados de artistas y compañías andaluzas).

El flamenco es cultura y también es empleo, es economía y es patrimonio. No lo dejemos caer y aprovechemos esta crisis para incluso mejorarlo. Desde aquí, mi humilde contribución a la lluvia de ideas que estos días se solicitan desde todos los flancos.

Lola Vallespí

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
LinkedIn
Instagram