Dos paises. Dos bailaoras. Un mismo sentir.

La cara B del flamenco: Espacio de entrevistas a personas que mueven el flamenco. No solo artistas. No solo de aquí. No solo personas conocidas.

Carmen Moncada y Melisa Picón, las dos bailaoras. Las dos mujeres con garra. Las dos viven en Jerez. Carmen vino desde Algeciras. Melisa desde Buenos Aires.

Las dos se presentaron al concurso de baile del Tabanco Cruz Vieja que tuvo lugar durante el último Festival de Jerez. Las dos quedaron en los primeros puestos. Vienen de lugares muy diferentes y sin embargo tienen más similitudes que diferencias. Las dos son de ese país llamado flamenco.

Las dos empezaron a bailar de pequeñitas. Las dos tenían contacto con el flamenco en sus casas. Las dos decidieron formarse en flamenco. Y las dos han acabado en Jerez, dedicándose profesionalmente al baile. Se conocieron hace un par de años, en el Tabanco El Pasaje, viéndose bailar, y conectaron de inmediato. Les hago esta doble entrevista a las dos juntas, durante un atardecer de primavera en la plaza Plateros, y yo acabo descubriendo que tienen más cosas en común de las que imaginaba, no solo su pasión por el baile.

Melisa Picón

¿Porque os apuntasteis al concurso de baile?

Carmen: Para ponerme un reto personal. Un concurso te obliga a preparar mejor un baile, a estudiar y a ensayar más. Quería focalizarme en un trabajo concreto: en montar un baile, en trabajarlo y en tener esa responsabilidad de hacerlo bien. Me quería concentrar en ese trabajo.

Melisa: También como parte de un trabajo y reto personal, para trabajar más mi seguridad, para preparar nuevos bailes y también porque nos apuntamos las dos. Nos hemos dado fuerzas la una a la otra y hemos compartido el proceso de preparación y de trabajo. Nos hemos animado mutuamente.

Las dos bailáis en Jerez y en otras ciudades, pero, ¿Dónde fue vuestra primera actuación profesional? Es decir, ¿Dónde fue la primera vez que os pagaron por bailar?

Carmen: Fue cuando tenía unos 17 años. A través de una amiga cantaora me propusieron ir a bailar a Casablanca. Estuve un mes y ese fue mi primera vez. Después de eso, entré en una compañía de Londres y empecé a hacer rutas internacionales.

Melisa: Al poco de llegar a Jerez me ofrecieron ir a bailar: “También a Casablanca!”. (Risas y complicidad. No sabían que compartían también esa experiencia)

Las dos lleváis varios años viviendo en Jerez. Ahora que conocéis la ciudad, y estáis en el circuito del baile, ¿Que opináis de la situación del flamenco en Jerez?

Melisa: Jerez es la cuna del flamenco. Sin embargo, en mi opinión, faltan más apoyos y sobretodo más oportunidades y espacios. Yo estoy muy contenta de poder bailar en los tabancos de Jerez, pero creo que estaría bien tener otros espacios y sobretodo dinamizarlos durante todo el año. No solo en momentos puntuales. Estaría bien tener espacios de tamaño medio para poder hacer otro tipo de actuaciones y para poder ensayar, dar clases. Un espacio público, que abra las puertas a todas las personas que tenemos ganas de hacer cosas diferentes que complementen la oferta de los circuitos de tabancos o peñas.

Carmen: Estoy de acuerdo. Un espacio compartido entre artistas, donde se pueda tener una programación estable de actuaciones, de clases, de talleres, de conferencias. Estoy segura que vendría más gente a la ciudad, tanto para ver actuaciones como para estudiar. Además, se ven tantos edificios vacíos en la ciudad que podrían aprovecharse.

Carmen Moncada

¿Qué proyecto os gustaría hacer en el futuro?

(Responden juntas porque ya lo tienen más que pensado)

Pues nos gustaría conseguir este tipo de espacio que comentamos. Para proponer otro tipo de oferta de actuaciones y para poder dar clases y organizar talleres. Hemos pensado en juntarnos varios artistas de Jerez que solemos actuar en los tabancos. Estamos muy contentas de bailar en tabancos, además surgen muchas oportunidades de trabajo, pero son espacios pequeños, y nos gustaría poder hacer otras cosas. Quizás si nos juntamos varios, podemos conseguir este espacio y dinamizarlo entre todos.

Y hablando de bailar en los tabancos…algunos artistas lo ven como algo de menor categoría. Nosotros no lo vemos así. Bailar en un tabanco es complicado: Tienes que enganchar al público a pesar del ruido, del poco espacio. No hay una iluminación que ayude al baile, ni decoración. Exige mucha concentración, dedicación y preparación, y no solo para el baile, también para prepararte el vestuario. Estamos muy orgullosas de bailar en los tabancos de Jerez, estas en contacto directo con el público, sin aderezos y sin filtros y además surgen muy buenos contactos. Mientras que haya un espacio que nos den para bailar lo aprovecharemos, porque bailar es lo que nos gusta hacer. Pero ojalá consigamos otros espacios de las instituciones o que podamos alquilarlo. No somos bailaoras de tabancos, somos bailaoras, sin más. Y por eso también nos gustaría hacer otras cosas. Por ejemplo poder montar coreografías con bata de cola, con mantón o en grupo y organizar talleres para acercar el flamenco a todos los públicos.

¿Qué le diríais a alguien que está empezando?

Carmen: Que es lo mejor que me ha pasado. Pero que tengan cuidado, que no se confundan. El baile flamenco no se aprende con un cd. El flamenco es compás, es cante y es guitarra.

Melisa: A alguien que empieza le diría que escuche cante. Mucho cante. Ese es el secreto. Y si es de fuera, que intente venir aquí. Porque el flamenco se entiende cuando lo vives aquí, en el día a día. A veces se entiende el flamenco simplemente viendo a una mujer comprando el pan. El flamenco es una forma de ser y de sentir, y aquí en Jerez se ve esa forma de ser.

¿Qué os gusta a una de la otra?

Melisa: De Carmen me gustan muchas cosas, pero destacaría su naturalidad en el baile. El baile le sale de forma muy natural y a la vez tiene mucho peso bailando. Mucho concepto. Y sus cambios en la velocidad. Me encanta cuando de repente, después de mecer el compás, hace unos movimientos rápidos y muy precisos. Ese nervio que tiene es algo muy de ella.

Carmen: Lo primero es que me encanta como persona y creo que una artista debe ser también persona arriba y abajo del escenario. De su baile me gusta su elegancia y su colocación. Tiene mucha técnica pero además también es muy flamenca. Es flamenca y punto. Sea del país que sea. Las dos además pensamos muy parecido, no solo en temas de baile también en temas de la vida en general. Creo que por eso nos llevamos tan bien.

Yo las he visto bailar y he visto como han defendido sus bailes durante el concurso de baile. No me queda duda que son bailaoras y flamencas. Y tampoco me queda duda que son mujeres emprendedoras, muy creativas y muy trabajadoras. Lo que me hace pensar que en menos de 5 años, quizás tendremos en Jerez un nuevo espacio multidisciplinar donde se podrán ver otro tipo de actuaciones, y donde se podrá asistir a talleres y a conferencias. Y me apostaría algo que ellas dos estarán implicadas. Al tiempo…

 

NB: Tenía que entrevistarlas a las dos en el microespacio de radio en Jerez en la Onda de los miércoles. Solo pudo venir Melisa. Carmen tuvo que trabajar. Si os perdisteis el programa, aquí tenéis la entrevista de la radio para escucharla. Me encanta como la cierra Melisa “Los sueños se cumplen cuando las cosas se hacen con corazón y con pasión”. 20-03_EL_SONIQUETE_DE_LOLA_3

Melisa además de bailaora es gestora de proyectos. En pocos meses se lleva de ruta al flamenco de Jerez por Argentina. Un cante, una guitarra y el baile, sin filtros. Quiere hacer llegar el flamenco de Jerez al público argentino de varias ciudades: ese flamenco tan de aquí, natural, cercano, que se respira en los tabancos de Jerez.  Jerez se va a Argentina y se paseará por los corazones de muchos de sus ciudadanos a compás de bulerias. Busca patrocinadores para cubrir algunos gastos. Las empresas que deseen acompañarla en este viaje pueden contactarla a través de su pagina de facebook.

 

 

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
LinkedIn
Instagram